viernes, 22 de marzo de 2013

Jazzística del palabro

Películas concomitantes que problevuelan la baladra. Almosas cómodas para soñar, para escricir a un cipomigo. Restos prestos a recorcaer en un bolsabismo de Doraemon. ¡No me inspecciomiren así!

Me dicen que el Duende está presto a invocarse. Quien lo contemple, será bendecido.