viernes, 22 de marzo de 2013

Paréntesis imperdonables

"Durante un tiempo me sentí vacía, y si estás vacía por dentro, ¿qué vas a escribir? ¡Pues nada!"
Una señora en una mañana de marzo.

Escribimos porque tenemos algo que decir, algo que contar. Porque queremos decir algo, porque queremos que nos escuchen o que nos lean. Queremos escribir para vomitar a la Bestia, o porque nos hemos enduendado de pronto y tenemos que expresarnos. O no.

Escribimos.