domingo, 24 de marzo de 2013

La maravillosa vida breve de Óscar Wao (Junot Díaz)


[...] Hable, amigo, y entre. ¡En fokin élfico! (Por favor no pregunten cómo lo sé. Por favor.) Cuando lo vi, le dije: De León, no jodas. ¿Élfico?
       Bueno, tosió, en realidad es sindarin. [...]
Hay momentos en los que se deshace la vida entera de un personaje y Junot Díaz decide comparar la situación con un personaje de Tolkien. Trujillo, dictador dominicano a quien he tenido el dudoso honor de conocer con este libro, bien gobierna la República Dominicana como Sauron en Mordor. Estos símiles son constantes en toda la novela. Le da un toque extraño; no friki, no nerd (eso se lo dejan a Óscar), pero tampoco creo que ese recurso le haya dado tonos de seriedad a la novela. Juzgad vosotros.

En la misma novela vais a tener las realidades de EE.UU. y guiños a Muertes de perro de Ayala o Tirano Banderas de Valle Inclán. América Latina por todas partes (aquí, Paterson y Nueva York son América Latina también). La misma novela que merecerá la pena releer.