jueves, 11 de julio de 2013

Epílogo a una odisea

Suena "La aurora de Nueva York" de Enrique Morente

Me reencontré con Pasionaria a la vuelta. Estuvo en Salamanca y aprovechó el tiempo en Madrid. No perdió ni un solo segundo. Y ahora debía volver, tenía que corregir, tenía que hacer cosas. Tenía que continuar su labor de hormiga, sin prisa pero sin pausa. A mi me encontró distinto, la experiencia había sido provechosa y alucinante, había visto mucho y me había quedado con ganas de ver más. Se agotaron muy rápido los días. Cinco días aprovechados, disfrutados, exprimidos.

Deja Madrid de ser parte de un imaginario adolescente a ser una realidad aprovechable. La experiencia no fue para menos. Debo volver de vez en cuando, ver qué se respira, qué se lee, qué ambientes se viven. Luego quedará tiempo para filtrar las experiencias en el Realejo.

esta aventura ha sido un privilegio
aprovecharla
desecharla
pertenece al libre albedrío